Pepe 12TV

Sentimientos, artículo dedicado a nuestros mayores

Artículo del CEO de Vistasol5 Pepe Llorca, publicado en 12 en Digital:

Al iniciar mi colaboración en esta publicación y aportando la experiencia diaria, en un tema que en los dos últimos años está a flor de piel, como son los mayores y los centros residenciales donde las familias los dejan para su cuidado, ante la imposibilidad de hacerlo en sus hogares de toda la vida, he querido escribir sobre la parte anímica de dejar a un ser querido en un centro especializado, para que su día a día sea “lo más parecido a su hogar”

Quiero decir que la sensación de abandono, la sienten más las familias, que los mismos mayores, dado que en un centro con una calidad de servicios media, ellos se recuperan poco a poco o frenar su deterioro, simplemente, por el hecho de convivir con otras personas, como ellos, con sus mismas patologías, velocidades, actividades, conversaciones, recuerdos y proyectos de futuro aunque sea a plazo muy corto, hoy por ejemplo, estarán en todos los centros trabajando con manualidades para el día de los enamorados, escuchando sus canciones, contando como fue su primer amor, su primer beso etc.

Gimnasia 

Nuestro día a día, no elimina el amor hacia ellos ni mucho menos

Pero sí que vamos un rato los vemos, a veces, estamos respondiendo al móvil, y no paramos a escuchar y hablar con ellos, porque repiten las cosas varias veces, nos damos cuenta de todos sus olvidos, y no les felicitamos por lo que han hecho bien.

Me gustaría quitar el temor a dejar a un ser querido en un centro de mayores, como se les debe de llamar, porque ya no se debe de decir, ni asilo, ni geriátrico por lo peyorativo y horroroso en lo que se han convertido esas palabras, y lo mal tratados que han sido todos los centros en los medios de comunicación, durante la pandemia, que ya está siendo, densa, pesada, dura, desconcertante y difícil de asumir por personas que superan los 85 años.

Yo y lo digo en primera persona, les diría, estén tranquilos, ellos ven a diario en los centros de mayores a (Médicos, Enfermeros, Auxiliares de Farmacia, Fisioterapeutas, Psicólogos, Terapeutas Ocupacionales, Trabajadores Sociales, Auxiliares de Enfermería, Supervisores), al margen del resto del equipo no asistencial, que saben cómo se llaman como son sus gustos, que les pasa, si están decaídos etc.

Si una familia tuviera 5000€ para cuidar a un mayor en su hogar, tendría entre 3 y 4 cuidadores, no profesionales, la mayoría de los casos, y la casa eso sí, estaría muy limpia, todo planchado y recogido, la comida hecha y lista en la mesa, pero lo que les pregunto es ¿Cuánto tiempo se habría hablado con el mayor? Poco o nada, y el seguiría con la rutina del sofá a la cama, de la cama a la mesa y así día tras día, en el mejor de los casos una vuelta por el barrio del brazo de un cuidador, que observen por la calle como no median palabra con él, le dan el brazo y caminan como autómatas junto a él.

Seamos positivos, sé que los servicios son caros, sé que hay errores, como en todos los trabajos donde intervenimos los humanos, pero en los centros, se les quiere, se les conoce, el grupo los absorbe, los amigos, le animan a comer, no tocan medicación alguna, no tienen 10 horas de tele, por tanto valoremos el resultado final, y como ellos se integran, si los dejamos en un plazo relativamente de unos 20 días, y no olvidemos que no son tontos y siempre nos contaran lo que no les gusta, que les manden, que les hagan recortar, que las comidas no llevan salsas y sofritos, que piden magdalenas todos los días y muchos días no les dan, por salud etc.

Y sobre todo, cuando llega el final de la vida, las personas, que han estados junto a ellos varios años, meses, semanas o días, aseándolos, dándoles de comer, haciendo que tomen la medicación y tomando las constantes dos veces al día si no surge ninguna urgencia, algo de ellos se va también y es la misión de un director recuperarlos, pues mañana llegará otro.

Su sonrisa, ante cualquier estimulo, nos genera sensaciones de satisfacción a todos los profesionales del sector y esto resume la profesión bien realizada.

Informe AERTE – Las residencias espacios seguros
Un día en nuestro geriátrico
Menú